Aaliya: la Mujer de Papel

Rabih Alameddine es un escritor que no para de sorprender, tras el éxito de su novela “El contador de historias”  hace cuatro años, vuelve y con fuerza con su nuevo libro “La mujer de papel” . En el transfondo de una convulsa Beirut Aaliya, una mujer sola de avanzada edad, duerme cada noche con un rifle al lado de la cama para defenderse de las agresiones en un viejo apartamento en el corazón de la ciudad. Ella, la mujer de papel, se ha dedicado a leer las mejores obras literarias y a traducirlas.

La mujer de papel es un tributo a los marginados sociales, los que viven al margen de la sociedad, marginados por una cultura mediática que decide que son malos “Ahora el malo es Irán, haga lo que haga”.

Rabih Alameddine es un escritor jordano de origen libanés que vive a mitad caballo entre California y Beirut, ciudad que abandonó con tan sólo 17 años para mudarse a los EEUU. Pese a ser ingeniero de formación pronto se dio cuenta que lo suyo no eran las matemáticas sino la escritura. Su primera novela se tituló “Yo, la divina” que salió publicada tras una serie de cuentos.


 ¿Quién es realmente Aaliya? 


“Aaliya, una mujer mayor, que no está casada y no tiene hijos. Me parecía el personaje adecuado para hablar de los marginados. Eso es lo único que salva a una sociedad, aquellos que están fuera de ella. Uno puede definir el grado de civilización de una sociedad a través de la cantidad de “outsiders” que tiene” afirmó el autor en una entrevista concedida al ABC.

Aaliya es una crítica a Israel, símbolo de la inestabilidad del Líbano y la obsesión del escritor por Beirut “Todos los beirutíes de cierta edad han aprendido que cuando salen a dar un paseo nunca deben dar por sentado que volverán a casa, no solo porque podría ocurrirles algo a ellos, sino también porque su casa podría dejar de existir”, afirma la mujer de papel.

Una mujer totalmente innecesaria que define a la convulsa Beirut como “Loca, hermosa, hortera, ruinosa, envejecida y siempre cargada de dramatismo. También se casará con cualquier pretendiente enamorado que le prometa hacerle la vida más cómoda, por muy inadecuado que sea”.

Veremos si el nuevo libro de Rabih Alameddine está a la altura de las expectativas generadas, tal y como paso en su anterior obra.