La Feria del Libro: Renovarse o morir

Fuente: Feria del Libro en Madrid

El optimismo con el que arrancó la edición número 71 de la Feria del Libro de Madrid se ha ido desvaneciendo a medida que avanzaba el fin de semana. En la zona de las casetas había más que espacio suficiente para andar, en ocasiones parecían pasillos fantasmales lo que demuestra la escasa afluencia de público.

Empiezan a escucharse voces críticas que apuestan por un modelo de feria que fomente el diálogo y las actividades culturales, es decir un modelo menos comercial y más cultural. Y lo que nosotros consideramos fundamental: una integración con las nuevas tecnologías de la información y nuevos soportes: renovarse o morir.

El año pasado en la misma edición las ventas cayeron un 10 por cien y todo parece indicar que este año volverán a bajar, un buena prueba de la necesidad de renovarse, adaptarse a la nueva sociedad de la comunicación, a los nuevos valores y hábitos y dejar de lado modelos trasnochados que no fomentan ni la lectura ni si quiera despiertan el interés entre los lectores.


Bajo índice de lectura 

Hay ciertos factores que evidentemente afectan a la caída de las ventas de libros y que escapan al control de la Feria como por ejemplo el bajo índice de lectura en España: Un 61% lee un libro al año y solo el 29% lo hace de manera regular (según informa El País). Lo que plantea un nuevo reto: fomentar la lectura, y ésto sólo puede conseguirse adaptándose a los nuevos lectores digitales, a las nuevas generaciones acostumbradas a las redes sociales, a google,…que demandan mucho más que una historia y buscan mayor interacción y ante todo innovación.

Esperamos que está edición de la Feria del Libro de Madrid sirva para plantearse nuevos modelos y renovarse porque tanto las cifras como los nuevos tiempos lo demandan.