Adiós a uno de los grandes de la ciencia ficción

El escritor estadounidense creador de los mundos de ciencia ficción, Ray Bradbury, ha fallecido a los 91 años de edad. A sus espaldas deja un gran legado, obras que serán recordadas por todos sus incondicionales a nivel internacional. Su andadura literaria comenzó con el libro “Crónicas marcianas”, un relato que le catapultó a la fama gracias a su narración de la invasión humana al planeta Marte, algo que, en aquel entonces, era inusual para el lector. Sin embargo, el libro que le situó entre las grandes figuras de la literatura de ciencia ficción fue la publicación, en 1953, de su obra estrella “Fahrenheit 451”, novela que posteriormente sería adaptada a la gran pantalla.

La literatura queda huérfana de un hombre optimista, de un hombre que creyó que la ciencia ficción acabaría siendo realidad y un hombre que nunca dejó de lado su pasión por este género, naturaleza que elevó hasta los estándares más elevados de las letras. Era un poeta en la vida, al que le gustaría que le recordasen de la siguiente manera: “Aquí yace Ray Bradbury, un tipo que amó completamente la vida”.



Ray Bradbury, toda una vida dedicada a la literatura 

El escritor estadounidense Ray Bradbury dedicó más de cincuenta años de su vida a una de sus mayores pasiones: la literatura. Aunque fue autor de obras del género fantástico, terror o misterio siempre será recordado por su gran maestría en la ciencia ficción. Libros como “Crónicas marcianas” o “Fahrenheit 451” figuran entre los relatos más emblemáticos del escritor.

Su juventud no fue fácil. No pudo ir a la universidad por razones económicas y tuvo que vender periódicos para ganarse la vida. Pero siempre mantuvo un carácter optimista y comenzó a formarse de manera autodidacta a través de los libros. Con las enseñanzas que les transmitían las novelas, empezó a vender sus cuentos a las principales revistas.