Adiós a uno de los poetas más grandes

Uno de los poetas más emblemáticos de los últimos tiempos Miguel Arteche ha fallecido a los 86 años de edad como consecuencia de una insuficiencia respiratoria. El que fuera Premio Nacional de Literatura en 1996 deja un gran legado a sus espaldas: veinte poemarios, cuatro novelas, numerosos cuentos y decenas de ensayos, una gran cantidad de contenidos que, ahora, están huérfanos de su maestro.

La enfermedad muscular que padecía le obligó a alejarse del panorama literario durante más de diez años. El punto y final llegó con su última obra titulada “Jardín de relojes”, poemario con el que comunicaba su decisión de retirarse de un mundo al que había permanecido más de cincuenta y cinco años, mundo que le vio crecer. “Uno no deja de escribir, lo dejan de escribir”, señaló recientemente en una entrevista concedida en el diario La Tercera.


El escritor, perteneciente a la generación del cincuenta, inició su trayectoria literaria en 1947, gracias a su primer volumen de poemas “La invitación al olvido”. Desde ese preciso instante comenzó a marcarse un camino en las letras, llegándose a convertir en los chilenos con mayor proyección en el mundo literario.

“Solitario mira hacia la ausencia”, “Destierros y tinieblas” o “El alfil negro”, publicada en 1992, son otras de sus obras con más proyección.

Una vida de reconocimientos


El mayor logro a su carrera literaria le llegó en 1996, cuando recibió el Premio Nacional de Literatura, el mayor reconocimiento que un escritor chileno puede obtener. En 2000 estuvo a punto de repetir el preciado galardón pero el jurado le concedió la distinción a Raúl Zurita, acusando que el autor de “Purgatorio” no tenía “oficio de poeta”.   

A lo largo de su trayectoria ha tenido desencuentros con algunos autores, entre ellos se encuentra el escritor Nicanor Parra, reciente ganador del Premio Cervantes.


Noticias Relacionadas

http://www.seraporlibros.net/content-blog/3700/279/38/miguel-arteche-genio-y-figura.htm