‘La naranja mecánica’ está de aniversario

Hace cincuenta años, el autor Anthony Burgess escribía las últimas líneas de ‘La Naranja Mecánica’, un libro que curiosamente cambiaría la historia del cine. Heredera de novelas tan importantes como ‘Fahrenheit 451’, de Ray Bradbury o ‘1984’, de George Orwell, ‘La Naranja Mecánica’ se sitúa como una de las obras más relevantes puesto que muestra al lector cómo la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal.

En 1972, el director estadounidense Stanley Kubrick fue el encargado de llevar a cabo la adaptación de la novela al cine. Las pandillas juveniles, los conductores suicidas y las bebidas energéticas para fortalecer a los adolescentes son los principales ingredientes de una novela en la que Anthony Burgess anticipaba unos problemas similares a los que se viven en la actualidad. Para el público, el film fue un rotundo éxito: “La gente prefiere la película porque el lenguaje los asusta, y con razón”, sentencia Burgess. Sin embargo, para el escritor no estaba de acuerdo y criticó duramente la adaptación puesto que la cinta no mostraba el contenido del capítulo 21.

El autor inglés, a través de ‘La Naranja Mecánica, decidió crear un lenguaje único, un lenguaje que solo pudiese hablar un grupo reducido de personas. De esta manera nació el ‘nadsat’, una versión “rusificada del inglés”, en palabras del autor.

El capítulo 21, rechazado


El director de cine Stanley Kubrick realizó un gran trabajo al llevar ‘La Naranja Mecánica’ a la gran pantalla. La edición estadounidense decidió suprimir el capítulo 21, un capítulo de gran interés para Anthony Burgess. En la película tampoco aparecía el citado apartado.

En él, el protagonista de la novela llamado Alex decide que es hora de madurar y, en ese instante, el lector observa lo más importante del libro: el concepto de evolución positiva así como la elección moral del bien. En una de las ediciones, publicada por Minotauro, se incorporó una introducción del propio escritor comentando la elisión del capitulo 21 tanto en el film como en la edición estadounidense.