La Semana Negra de Gijón quiere hacer frente a la crisis


Desde el próximo viernes hasta el día 15, la ciudad asturiana de Gijón disfrutará de la Semana Negra, uno de los festivales de novela policíaca más importantes en el panorama literario. La vigésima quinta edición de este certamen llega en un momento amargo en el mundo de las letras puesto que las cifras de ventas de las novelas han descendido notablemente en los últimos años. Sin embargo, la Semana Negra de Gijón aspira a dejar atrás las heridas que está dejando la crisis económica.

Durante estos días, alrededor de 143 escritores entre los que se encuentran Juan Gómez Aparicio, Juan Madrid o Fernando Martínez Lainez estarán presentes en el festival. Pero entre ellos, la autora Ana María Matute, premio Cervantes en 2010, brilla con luz propia. Los asistentes que acudan al recinto podrán gozar de las mesas redondas, tertulias o las presentaciones de libros que los diversos autores lleven a cabo. Una buena forma para empaparse de literatura de la mejor manera posible.


El festival, este año, reivindica dos lemas: la lucha y la resistencia. Dos palabras que, sin duda, están a las órdenes del día en el mundo de la literatura: resistir en un mundo donde los e-books cobran protagonismo y luchar para que este certamen tenga la misma afluencia que en los años anteriores. 

2012 viene cargado de polémica


Las bodas de plata del festival vienen envueltas en polémica puesto que no todos están de acuerdo con la ubicación elegida para celebrar la Semana Negra de Gijón. Por eso, los vecinos de la Asociación de Poniente han interpuesto varios recursos para evitar que el lugar elegido sean los terrenos del antiguo Astillero Naval de Gijón.

Ante este hecho, la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Ana González, se ha pronunciado: “La Semana Negra es de todos, como la cultura que desde ella se difunde por eso, deseo que su existencia se prolongue durante mucho tiempo más”, sentenció.