Nelson Mandela vuelve al cómic

Fuente: Starmedia
La literatura rinde homenaje a Nelson Mandela mediante dos nuevos libros que reivindican el legado de esperanza y tolerancia del primer presidente sudafricano elegido democráticamente.

Plataforma Editorial y Editorial Escalera han publicado “Nelson Mandela por sí mismo”, un libro de citas autorizado y “Nelson Mandela. El cómic autorizado”, respectivamente. Tanto una obra como la otra hacen un recorrido por la trayectoria del líder activista.

En “Nelson Mandela por sí mismo”, a modo de diccionario, se recogen los grandes temas que marcaron la vida del Presidente como la sexualidad, el amor o la libertad, entre muchos otros. Un ejemplo de ello lo encontramos en el término de felicidad que señala Mandela en el libro de citas: “Hay momentos de felicidad en que me río solo pensando las oportunidades que he tenido, así como en los momentos de placer”. (Carta a Winnie Mandela, 1 de octubre de 1976).

Por otro lado, el cómic refleja a modo de biografía visual los momentos más trascendentes de su vida, desde su infancia pasando por su consagración como líder político hasta el apoyo al equipo de rugby sudafricano de tez blanca. Este último acto, el cual contribuyó a la reconciliación nacional, fue llevado a la gran pantalla de la mano del director y actor Clint Eastwood bajo el título de “Invictus”. El prólogo del libro ilustrado está escrito por el propio Nelson Mandela.

Nelson Mandela, una vida heroica


Activista, líder político y héroe mundial de la paz, Nelson Mandela ha sido un referente a seguir. Desde 1948 Sudáfrica vivía un conflicto social y racial donde el sistema jurídico privilegiaba a la raza blanca y marginaba a los negros, prohibiéndoles el voto, la educación y la libre circulación por su propio país.

Nelson Mandela, ante esa situación no se quedó de brazos cruzados y en 1962 acabó en la cárcel, donde pasó 27 años maltratado y obligado a trabajar bajo el sol en condiciones infrahumanas. Cuando en 1990 fue liberado luchó por la reconciliación de su país, motivo por el que ganó el Premio Nobel de la Paz tres años después. En el 94 lideró Sudáfrica de manera democrática y apostando por un sistema multirracial.

Gracias a él en Sudáfrica no se desencadenó una guerra civil, pese a seguir vigente durante años la desigualdad entre sus habitantes.