La venta de libros en papel superada por los electrónicos en Reino Unido


La venta de e-books ha superado por primera vez en el Reino Unido a los libros impresos, o por lo menos, esos son los datos que presenta Amazon, que por cada 100 libros en formato físico, se han vendido 114 para su e-book reader llamado “Kindle”.

De momento, estos datos solo representan las ventas de la tienda americana “Amazon” en el Reino Unido, pero si analizamos un poco, veremos que las ventas de libros por parte de Amazon en este país, representan un 25% del total de ventas de este sector. Por lo que si no es un dato clave, si que indica una tendencia alcista para la venta del libro en formato electrónico, más si tenemos en cuenta que la misma tienda vende los dos formatos en los que podemos encontrar los libros.

También cabe destacar, que la venta de libros electrónicos, ha hecho aumentar el número de lectores y la venta de libros en general. Según la información ofrecida por la compañía, los lectores de e-books han comprado cuatro veces más libros de lo que compraban antes de poseer un lector de libros electrónicos.

En la guerra que Amazon libra contra las cadenas de librerías, dos de las más importantes “Borders” y “Ottakar” no pudieron competir con el gigante americano y les toco cerrar. Pero Amazon continúa su guerra con campañas tan agresivas con frases como la siguiente, “Miren los libros en Waterstone, póngalos otra vez en su lugar –ya usados y manchados con sus dedos- y cómprelos en Amazon. ¿Por qué pagar más?”.

Según publica “The Guardian”, gran parte del éxito de la compañía se debe a la evasión de impuestos de la misma, ya que de los 3600 millones de euros que lleva de ventas en el Reino Unido, no habría pagado ni un céntimo. Por lo que la ley de la oferta y la demanda o las posibles innovaciones tecnológicas, como podría ser el Kindle, no serían más que factores a su favor.

Amazon contesta a las acusaciones diciendo que los impuestos que paga, lo hace a nivel europeo desde su sede en Luxemburgo, que es la encargada de gestionar la parte del gigante en la Unión Europea y de liquidar los impuestos oportunos. Teniendo en cuenta que Luxemburgo es uno de los más importantes paraísos fiscales del mundo, se puede dudar de las palabras de Amazon.