La novela erótica continua arrasando en las librerías


Fuente: silvianunezdelarco.com

Cada vez son más los libros “soft porn” que encabezan las listas de venta. Aprovechando la “ola Grey” muchas escritoras publican obras del llamado “porno para mamás”. Y es que, este tipo de novelas está causando furor en los foros, en Youtube, en librerías y en Internet. Cada vez más esta clase de libros inundan tanto las estanterías personales como las de bibliotecas y librerías. Títulos como “La sumisa insumisa”, de Rosa Peñasco, “Treinta noches con Olivia”, de Noe Casado o “No te escondo nada”, de Sylvia Day, son unas de las novedades que podemos encontrar en las tiendas.

Tal es el éxito que la trilogía de E. L. James, “Cincuenta sombras de Grey” ha generado una revolución en la literatura internacional, a pesar de no alcanzar los 375 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo que está consiguiendo J. K. Rowling con la saga del joven Harry Potter.

El perfil del lector de este género es de una mujer entre 25 y 55 años que busca leer un libro con un sexo que no sea ofensivo, raro, grosero ni duro. Según la escritora Melissa Panarello, tiene más éxito este tipo de libros en el público femenino porque “las mujeres disfrutan leyendo sobre otras mujeres, saber cómo viven y, si es el caso, adoptar aquellas de sus pautas que nos pueden ayudar a mejorar”. Y es que, en estas obras hay una parte de ensueño que te hacen olvidar la situación actual. Desde el punto de vista de la sexóloga Pilar Cristóbal, “es literatura de peluquería, intrascendente, no se pide más que pasar un rato y distraerse”.

A pesar de haber alcanzado su auge en estos últimos meses, este género siempre ha estado presente en la literatura. En el S. XIX, el libro “El amante de Lady Chatterley” fue todo un bombazo. Sin embargo, en este caso, la trilogía de Grey ha convertido algo que siempre ha existido en una moda. Gracias a esta saga, no sólo se han aumentado las ventas en el ámbito de la literatura sino que los sexshops donde se venden las sogas de algodón que la protagonista utiliza en la novela para los atamientos se están agotando en California y Londres.

Esta clase de libros derriban barreras y puede que más de una mujer ahora fantasee con escenas sadomasoquistas pero ello no significa que lo vayan a llevar todas a la práctica.

Libros Relacionados



Autores Relacionados




Otras noticias de interés