Las redes sociales fomentan la generación Ni-Ni

España, desgraciadamente, está entre los países europeos con el mayor índice de fracaso escolar. Los niños cada día manejan móviles a más temprana edad, acceden demasiado jóvenes a las redes sociales y no saben, la mayoría, lo que es disfrutar del placer de un buen libro.

El tiempo que dedican a las tecnologías y redes sociales les hacen bajar el rendimiento académico. El problema radica en la atención de los padres a las actividades extraescolares de sus hijos. Y es que, en vez de controlarles es mucho más fácil dejar que el niño se pase todo el día frente al ordenador o a la pantalla del móvil chateando con sus amigos, sin pensar que todo ello les pasa factura a la hora de tener unos hábitos de estudio y por ende en los resultados que saque y en su futuro. Según la consejera María Catalá, “solo un 45% de padres controlan bastante o mucho el uso de Internet, mientras que el 55% lo hacen poco o nunca”.

No se trata de privarles de sus libertades y tener al niño bajo control las 24 horas del día pero sí estar lo justo para guiarles en la vida, fomentando la lectura en los hogares. Con ello no solo se conseguirá más vocabulario sino que también, como ha quedado demostrado, el rendimiento escolar aumentará al dedicar tiempo a la lectura o al deporte.

Medidas para concienciar a la sociedad de la situación cultural


La consejera María Catalá propone enviar a través de los consejos escolares este tipo de informes a todas las familias. De esta forma, los padres serán conscientes del panorama escolar y del futuro de sus hijos si no ponen las medidas necesarias.

Con esta iniciativa se pretende aumentar el índice de lectura en nuestro país y disminuir el porcentaje de la llamada “Generación Ni-Ni”, aquellos que ni estudian ni trabajan. Y es que, tan solo un 19% de los 95.000 niños evaluados, dicen leer todos los días de la semana.

Otras noticias de interés